Tu cerebro también sufre si dejas de entrenar

Tomarte un par de semanas lejos de tu rutinas de entrenamiento habituales, puede desenfocarte o incluso ponerte de mal humor.

Tu cerebro empieza a funcionar de las siguientes maneras cuando dejas de entrenar:

Baja tu estado de animo.

Tu cuerpo produce endorfinas, unas hormonas que te hacen sentir bien, cuando haces ejercicio, junto con otras sustancias químicas que inducen la un estado de bienestar como la serotonina, la dopamina, la norepinefrina, los endocannabinoides (productos químicos propios de nuestro cuerpo como los de la marihuana). Y muchos otros.

Diversas investigaciones sugieren que el cardio puede ser tan eficaz para aumentar tu estado de ánimo como los antidepresivos recetados.

Así que cuando dejas de hacer ejercicio, se pierda la afluencia de estos refuerzos del buen ánimo. Y puedes terminar sintiendo un bajón anímico.

Puede empezar a fallarte la memoria.

Cuando investigadores de la Universidad de Maryland examinaron los cerebros de atletas mayores, encontraron que el flujo sanguíneo al cerebro, especialmente al hipocampo, una estructura implicada en el aprendizaje y la memoria, disminuyó significativamente después de un paréntesis de 10 días.

“En este estudio, la reducción del flujo sanguíneo no estaba vinculada a ninguna disminución de la función cerebral”, apunta el autor del estudio Alfonso. “Pero otras investigaciones han vinculado el menor flujo sanguíneo al hipocampo con el deterioro cognitivo leve y la enfermedad de Alzheimer”, dice.

Puede ser que la disminución del flujo sanguíneo haga que sea más difícil aprender o desarrollar nuevos recuerdos, dice Devi Nampiaparampil, médico de gestión del dolor en NYU Langone Medical Center.

Asimismo, un nuevo estudio en Cell Metabolism sugiere que cuando dejas de trabajar tu cuerpo también produces menos de una proteína llamada catepsina B, que se ha relacionado con la mejora de la memoria.




Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *