Al combinar movimientos rápidos y fuerza, estamos haciendo lo que se conoce en el mundo del fitness como ejercicios pliométricos. ¿Te gustaría saber más sobre ellos? Entonces, sigue leyendo este artículo.

Características de los ejercicios pliométricos

Si nos atenemos a su definición, los ejercicios pliométricos son aquellos que incluyen movimientos rápidos y potentes e involucran un prestiramiento de los músculos, al mismo tiempo que activan el ciclo de elongar y acortar las fibras musculares. El objetivo reside en producir una contracción más fuerte.

Podríamos decir, entonces, que si un ejercicio utiliza el reflejo miotático del estiramiento para conseguir una respuesta más fuerte, es pliométrico.

Quizás se pueda comprender mejor con un ejemplo: si quieres saltar más alto, tendrás que flexionar las rodillas para tomar impulso¡Eso es un ejercicio pliométrico! Se trata de una actividad intensa, pero muy efectiva cuando buscamos realizar un movimiento rápido.

Los ejercicios pliométricos combinan entonces lo aeróbico con la fuerza. Son explosivos, rápidos y buscan maximizar la práctica deportiva, además de fortalecer los músculos, los ligamentos y los tendones.

¿Para qué sirven los ejercicios pliométricos?

Muchos atletas de élite eligen los ejercicios pliométricos para contraer los músculos y prepararse para acelerar de forma potente y rápida. El rendimiento deportivo mejora sin dudas con estos movimientos.

Pero eso no es todo: además, son buenos para recuperar lesiones del tren inferior, siempre y cuando lo indique un fisioterapeuta o un médico deportivo. Estos profesionales realizan dos evaluaciones para comprobar si el paciente está recuperado:

1. Test de estabilidad estática

Examina la capacidad para mantener el equilibrio. El individuo se debe quedar parado sobre la pierna sana al menos 30 segundos con los ojos abiertos y luego cerrados. Una vez hecho esto, tiene que hacer lo mismo con la pierna lesionada.

2. Test de movimiento dinámico

Esta prueba mide la capacidad para realizar ejercicios pliométricos, entre ellos movimientos explosivos y diferentes tipos de saltos.

Ventajas de realizar ejercicios pliométricos

Entre los principales beneficios de los ejercicios pliométricos, podemos destacar los siguientes:

1. Fortalecen los músculos

Estos trabajos aumentan la potencia muscular, debido a la explosividad que necesitamos para llevar a cabo los ejercicios. Además, son perfectos para trabajar la coordinación, la fuerza y el equilibrio.

2. Evitan lesiones

Si ya te has lesionado en otras oportunidades, es probable que tengas temor de hacer cualquier tipo de ejercicio. Sin embargo, al fortalecer los músculos, la pliometría reduce la posiblidad de reincidir. También se usa para evitar contracturas y dolores.

3. Contribuyen a mejorar las marcas

Los corredores utilizan mucho los ejercicios pliométricos, ya que aumentan la velocidad y la aceleración, dos de las cualidades necesarias para llegar a la meta más rapidamente. No obstante, también tienen sus beneficios para quienes practican atletismo, tenis, fútbol y otros deportes.

4. Ayudan a bajar de peso

Si bien no es el objetivo primordial en los ejercicios pliométricos, también se ve un notable descenso de peso, debido a la intensidad de los movimientos. Al tratarse de ejercicios aeróbicos, podemos aprovecharlos para quemar calorías mientras los practicamos.

Resultado de imagen para ¿Qué son los ejercicios pliométricos?

Cómo hacer ejercicios pliométricos

No hace falta ser deportista profesional ni estar lesionado para hacer ejercicios pliométricos. Tienes la posibilidad de aprovechar sus ventajas si cuentas con cierta preparación física previa; es decir, si eres de ir al gimnasio de manera asidua o al menos si entrenas en casa.

Si tienes intenciones de practicar ejercicios pliométricos, ya sea en el gimnasio o en casa, te recomendamos que, como primera medida, realices un calentamiento previo apropiado. Estira bien los músculos y las articulaciones durante cinco minutos.

Cuida mucho de las técnicas, ya que esa es la mejor manera de sacarles todo el provecho y de evitar lesiones. Pregunta a un entrenador para que te indique de qué manera hacer los ejercicios pliométricos.

Con el tiempo, aumenta de manera progresiva la intensidad y la dificultad de los ejercicios. Comienza con los más simples y sin cargas y, a medida que adquieras experiencia y práctica, pasa a niveles superiores.

No te olvides de contar con un calzado adecuado para hacer ejercicio, que te proteja el pie y los tobillos y que provea una buena amortiguación para los rebotes.

Por supuesto, la elección de la superficie en la que realizar los ejercicios pliométricos es fundamental, ya que de lo contrario puedes dañar las articulaciones de rodillas y tobillos.

Y por último, no te olvides que el descanso es primordial, tanto en los ejercicios pliométricos como en cualquier otra disciplina. No vayas todos los días al gimnasio y duerme al menos ocho horas cada noche para conservar la salud y rendir más.