NUESTRO PESO NO DETERMINA NUESTRO ESTADO FÍSICO – EL MITO DEL PESO IDEAL

1563

Si eres de las personas que lo primero que hacen al levantarse es pisar una balanza para medir su peso, con la ilusión de haber subido o bajado esos kilos para encontrarse en “su peso ideal”. Pues lamento decirte que esta práctica no te llevara a resultado alguno. Tengo que admitir que años atrás yo también lo creía debido a la desinformación que existía en ese entonces. Sin embargo, según la ciencia y la información avanza en nuestra sociedad podemos desarmar el mito de que “el estar en tu peso ideal es un indicador de un buen estado físico”.

Y es que cuando hablamos de sobrepeso u obesidad la mayoría nos enfocamos en los kilos que pesa nuestro cuerpo. Sin embargo, este es una medida muy sesgada respecto a nuestro estado de salud físico. Tenemos que tener muchas variables en cuanta al momento de determinar un buen estado físico, tales como: La masa muscular, El Porcentaje de grasa, Densidad ósea, El agua acumulada, entre otros.

Para este post tomaremos en cuenta dos variables, los cuales considero los más importantes a la hora de determinar un buen estado de salud. El porcentaje de grasa y la masa muscular.

Siendo este último, un indicador de un buen estado físico. Ya que a mayor masa muscular podrás gastar más calorías en reposo. Si, gastas calorías durmiendo, ¿genial no? Y esto se debe a que mantener la masa muscular en el cuerpo requiere una gran ingesta de calorías dependiendo de cuanta de esta dispongas. Además, un alto índice de masa muscular está asociado a un mejor estado de salud, por que mejora la postura, reduce el impacto en las articulaciones, protege nuestro cuerpo tanto del frio como del calor y nos ayuda a mantener la fuerza durante nuestra vida, el cual está asociado a una mayor longevidad.

Por otro lado, el índice de grasa, cuando esta elevado, puede llevarnos a problemas como la hipertensión, diabetes, resistencia a la insulina, entre otros. Tenemos muchos tipos de grasa en el cuerpo, pero para este tema en particular tomaremos en cuenta dos:

La grasa subcutánea: Esta la encontramos visiblemente al vernos al espejo, generalmente en la barriga. Sin embargo, esta se aloja en nuestro cuerpo según nuestra genética, género o trastorno hormonal.

La grasa visceral: Esta es la más peligrosa, debido a que un alto índice de esta grasa puede conllevar a problemas como el hígado graso, problemas del corazón, entre otros males debido a que se alojan en nuestros órganos.

Dato interesante es que cuando comienzas a llevar un estilo de vida saludable lo primero que tu cuerpo prioriza eliminar es la grasa visceral, ya que es lo más urgente. Por ello, siempre recomiendo a las personas en no enfocarse en ver resultados al instante, lo primero siempre será crear el hábito de la actividad física y la alimentación balanceada. Todo mientras que tu cuerpo se va acondicionando a llevar un estilo de vida saludable y se va desintoxicando de tu antigua rutina.

Sin embargo, también cabe aclarar que la grasa no es totalmente mala. Estas son nuestras reservas de energía, que nuestros antepasados nómadas desarrollaron para sobrevivir a largos trayectos sin comer. Se podría decir que son un seguro de vida cuando nos encontremos en una situación extrema de inanición. Sin embargo, nuestra sociedad moderna nos hace pensar que ese escenario es irreal y solo suceden en las películas.

Llegados a este punto, si aún no te queda muy claro estos conceptos te dejare una imagen de referencia para dar más luz a como el peso no es un buen indicador de tu estado físico.

A la izquierda podemos ver a una persona con un alto índice de grasa y poca masa muscular. Mientras que a la derecha esta una persona con un alto índice de masa muscular y poca grasa. Ambas pesan 70 kg, miden exactamente lo mismo y tienen la misma edad. Sin embargo, ¨el peso ideal¨ nos indica que ambos están en sobre peso. Puedes ver ¿Cómo es incongruente este valor con respecto a estar en un buen estado físico?

Bueno, con todo lo ya expuesto pasaremos a explicarte como medir el índice de grasa y en qué porcentaje te debes encontrar para estar saludable, según tu género y edad.

  1. Bascula Medidora de grasa: Esta es la opción más fácil de utilizar debido a su poca complejidad. Solo es necesario configurarlo con valores como tu edad, talla, sexo e internamente con una imperceptible descarga eléctrica, te devolverá tu porcentaje graso actual. Sin embargo, tienes que saber que tiene un porcentaje de error y la medida no es 100% exacta, además de que otros valores pueden afectar la lectura, como el agua que retienes, si haz comido (lo ideal es usarlo en ayunas) y como ultima contra, está el hecho de que son un poco caras. No obstante, yo la recomiendo al inicio, ya que te sirve como referencia si es que tu porcentaje graso es elevado.
  • Caliper o Plicometro: El plicometro nos sirve para realizar una medita antropométrica, el cual consiste en pinchar varios pliegues del cuerpo donde comúnmente se acumula la grasa (según la técnica que utilices, hay muchas) y con una fórmula matemática puedes calcular el valor de tu índice de grasa actual. Esta es la medida más exacta que tú mismo puedes realizarte cuando tienes un bajo porcentaje de grasa.
  • Bañera: Esta técnica solo es utilizado en medicina, para calcular el índice de graso exacto en una persona. Sin embargo, como lo menciono solo se utiliza en medicina y es con fines de investigación o estudios en pacientes para los cuales se utiliza. Donde es necesario tener el valor exacto del porcentaje graso.

Ahora que ya sabes que el peso no es una variable tan relevante a la hora de medir tu estado físico como pensabas. Te invito a compartir esta información para que más personas no idealicen ¨al peso ideal¨ como un indicador de salud. Espero haberte ayudado, yo soy Roow y nos vemos en un próximo post, saludos.