1. No comer hasta que estés super lleno, ya que el cuerpo tarda 20 minutos para el enviar la reacción de que se está completamente satisfecho.

Ads

Por ello, es importante comer despacio y saborear bien la comida, o sino tener un poco de conciencia y parar hasta que el cuerpo esté 80% lleno.

2. Engaña tu mente con platos más pequeños. Por ejemplo, si colocas un plato grande con poca comida, te quedará la sensación de que no has comido lo suficiente, en cambio si agarras un plato pequeño y está más lleno, estarás más satisfecho.

3. Antes de comer una comida completa, no picotees, puesto que comes de más a la hora de comer del desayuno, almuerzo o cena.

4. Si quieres estas más saceado, recuerda que los alimentos sólidos llenan más que los líquidos. Con los líquidos aumentas más calorías.

5. Come repartido. Realiza 5 comidas durante el día, procura no saltarte ninguna porque puedes llegar con hambre a la siguiente y es difícil controlarse. También es importante ingerir proteínas en todas estas comidas ya que te ayuda a tener el metabolismo más activo.

Realiza una dieta rica en fibra para controlar las digestiones.

6. Si necesitas terminar tu comida con un postre, tómate una infusión, también puede ser una compota de manzana o un yogurt ligero.

7. Controla las cantidades a la hora de comer.